BLOG

GRIETAS EN EL ALMA

Las escenas que describo a continuación me duelen, y represento ese dolor en mi cuerpo -mi primera casa- y en la Tierra -mi primer cuerpo-.

El escrito surgió en momentos de tristeza y de él florecía, entre líneas, el mensaje de la famosa frase de Rumi:

“Por las grietas de la herida, la luz, entra.”

Después, Simó Colomer, compañero de Telegram del programa de l’Ofici d’Educar, lo musicalizó, narró y le puso imágenes (¿lo imaginó?).

La foto del texto es cedida por Anna J. Roig, amiga, y son sus preciosas hijas las que se ven delante del ventanal de barrotes.

Grietas en el alma ¿Se me clavan las espinas del mundo? Vinagre en los ojos ¿estaba todo este circo preparado? Sangre en los nudillos ¿La muerte esperando tanda sin compañía ni ritual? Cristales en los pies ¿Mapadres-3

PÍNDOLA CORPORAL FAMILIAR. PROPOSTA 10

 

Comparetixo recursos corporals que faig servir en les sessions i en les meves rutines diàries per a que tota la família pugui mantenir el benestar a través de deixar anar la tensió que acumulem al cos en aquests dies.

El moviment és un font de salut i necessitem cuidar-nos, més que mai, en aquestes circumstàncies.

Faig servir recursos de la bioenergètica, dansa, ioga i arts marcials.

A disfrutar família!!!

 

 

Happy Easter!

 

Beloved children, here you’ll find The Egg Hunt Story that we tell every year when Easter comes. We also enjoy the Egg Hunt at the playground, do you remeber?

As this is a special Easter I have a special request to make you…

Have a lovely Special Easter!!!

 

Estimats infants, aquí teniu el conte de Egg Hunt que expliquem cada any per la Pasqua. També gaudim de fer la Egg Hunt al pati, us en recordeu?

Com que aquesta és una Pasquan especial,  tinc una proposta especial a Fer-vos…

Que tingueu una fantàstica Pasqua Especial!!!

EXIGENCIA Y CONFINAMIENTO: la herida de la productividad estando en casa

     Artículo dedicado a mi madre a sus amigas “las princesas” y a nuestras ancestras 

Estar en casa y no hacer sinó estar puede resultar difícil, aún y tener todo el tiempo del mundo, como te puede estar pasando en el confinamiento. Dentro tenemos la voz de la exigencia conocida por su frase tengo que…” La actitud exigente de auto-tortura es una de las herencias de una educación capitalista, sobrevalorando los resultados por encima del proceso, como si el fin justificara los medios: “hay que hacer algo productivo para ser alguien”. 

Existen dos abordajes internos desde donde emprender una acción:  a) el fluir y el gozo: ponernos productivxs por placer y b) el esfuerzo y el machaque:  ponernos exigentes con los resultados de nuestra acción, cueste lo que cueste. Si tendemos a la segunda opción es interesante hacer la anatomía de la exigencia, para conociéndola, poder transmutarla en otra cosa.

La exigencia es el nombre que le damos a una calidad de relación adentro nuestro en la que hay dos partes implicadas: la exigida y la exigente. “Debería arreglar ese armario que nunca tengo tiempo aprovechando que estoy confinada” dice la exigente. “Estoy cansada y necesito parar” dice la exigida. Hay una metáfora que hace Norberto Levy en su libro “La sabiduría de las emociones” para ilustrar esta relación. El jinete representa el aspecto exigente y el caballo el aspecto exigido. El jinete solo ve la colina, la meta adónde llegar, así que no percibe al caballo en tanto en cuanto es el “instrumento” para lograr su cometido, sino que lo somete a su propósito sin valorar cómo está el caballo para llegar hasta allí, es una decisión unilateral cuando son ambos, que están implicados. El jinete es nuestra mente, que se proyecta en conseguir un resultado, sea como sea; el caballo, nuestro cuerpo sometido a los mandatos de una voz insensible a las señales corporales. 

¿A cuál de estas voces hacemos más caso? Puede ocurrir que, si somos exigentes profesionales, solo oigamos la voz exigente: la del jinete identificado con su meta,  mientras la exigida quedó debajo, acallada, relegada a la desconexión del sentir, habiendo dado un corte entre cabeza y cuerpo, una disociación. Evitar sentir sirve para usar el cuerpo para aquello que la mente quiere. Es una relación de sometimiento. Es una relación de tiranía, según Saúl Bellow, ejercer el poder donde no puede ser ejercido es tiranía. ¡He aquí nuestrxs tiranxs internxs!

El daño que produce el trato de la parte exigente a la exigida puede ser imperceptible, estando la primera enfocada en la meta y obviando el proceso.

La relación de abuso de poder que acontece adentro también la ejercemos con lxs demás, nos ponemos exigentes con nuestras parejas, hijxs, compañeros de trabajo, etc. Es un mito lo de “yo soy muy exigente conmigo mismx pero con los demás no”, pues cuando la pauta de exigencia exite opera en ambas direcciones aunque no sea evidente a simple vista. 

Las creencias sobre las que se apoya esta actitud son ideas falsas que se arraigaron en nuestra mente al extrapolar una realidad propia de un mundo al resto del universo, o sea generalizar. En la realidad corpórea, cuando queremos mover la cabeza (a no ser que tengamos alguna incapacidad para ello) el organismo responde a ese deseo moviéndola. Jinete y caballo están en sintonía. Nuestra experiencia más cercana de intención vinculada a la acción es el cuerpo. Entre estas creencias falsas hay las siguientes: “para conseguir algo hay que sudar”, “la letra con sangre entra”, “querer es poder”, “hago luego existo”. 

La creencia fundamental detrás de la dinámica exigente es que no somos suficientes con lo que somos, hay que hacer algo y hacerlo muy bien. Esa idea se instaló en la base de nuestra personalidad en la infancia, cuando sentimos el miedo al abandono, de que no nos quisieran por lo que simplemente éramos, había que esforzarse para llegar a otro sitio. Es una clásica falta de respeto profundo al Ser infantil, el no aceptar a lxs niñxs como vienen, confundir la educación con la  domesticación según la cual hay que ser de una manera para ser amable, susceptible y merecedorx de recibir amor. Generación tras generación se ha perpetuado esa forma distorsinada de dar y recibir amor. Actualmente La exigencia es una de sus mandatos, que con la evulución planetaria se va pudriendo.

Estos días de retiro en casa es un gran momento para darnos cuenta de como ejercemos ese tipo de trato tiranizado a nosotrxs mismxs y nuestrxs seres queridxs. Diferente es preguntar, proponer, escuchar antes de hablar, que exigir. En las relaciones familiares son lxs niñxs lxs más vulnerables al tipo de trato más o menos respetuoso, pues la manera como lxs tratamos, así se tratarán a sí mismxs cuando crezcan. En estos días de encierro que han visto sus rutinas interrumpidas, la escuela pasada a una pantalla y su mundo social y motriz reducido al espacio de la casa es importante atender desde dónde les pedimos que hagan sus tareas, que participen en el hogar, etc. 

La persona cuidadora de vidas en desarrollo  somos responsables, y no culpables, de moldear el discurso interior de lxs niñxs según el amor de la confianza y la suavidad o según la dureza y la rigidez de la exigencia. Claro y como siempre, poder hacerlo fuera, pasa por primero practicarlo hacía adentro, así que cuando hablo de niñxs también nos podemos aplicar el cuento al trato con nuestrx niñx internx. 

 

Un poema de Jeff Foster dedicado a la voz exigida publicado por Rachel Belaustegi:

‘Déjate descansar.

Si estás exhausta, descansa.

Si no tienes ganas de comenzar un nuevo proyecto, no lo hagas.

Si no sientes la necesidad de hacer algo nuevo,
simplemente descansa en la belleza de lo viejo, lo familiar, lo conocido.

Si no tienes ganas de hablar, quédate en silencio.

Si estás harto de las noticias, apágalas.

Si quieres posponer algo hasta mañana, hazlo.

Si no quieres hacer algo, no lo hagas.

Siente la plenitud del vacío, la inmensidad del silencio, la vida pura en tus momentos improductivos.

Tu tiempo no siempre necesita ser llenado.

Eres suficiente, simplemente en tu Ser.’

~Jeff Foster

“Hauríem d’aplaudir a les mares i als pares als balcons”

A les portes d’una Setmana Santa històrica vull fer homenatge a les MARES i PARES que esteu en la criança i l’acompanyament INTENSIU de les filles i fills en el confinament. Tot està disposat perquè tots els recursos es posin en marxa en aquesta situació que maximitza les ombres, multiplica els miralls on veure’s reflexades/ts i demana CREIXEMENT a passos ‘ligeritos’ i ininterromputs sota la llum del sol d’una primavera d’una nova Vida.

En la meva intervenció a La Nit dels Ignorants de Xavier Solà (minut 16.04) demano un aplaudiment al balcó també MARES I PARES!!! 👏👏👏

https://www.ccma.cat/catradio/alacarta/la-nit-dels-ignorants-3-0/la-nit-dels-ignorants-3-0-d1-a-2-h-02042020/audio/1067922/

 

PÍNDOLA CORPORAL FAMILIAR. PROPOSTA 9

Comparetixo recursos corporals que faig servir en les sessions i en les meves rutines diàries per a que tota la família pugui mantenir el benestar a través de deixar anar la tensió que acumulem al cos en aquests dies.

El moviment és un font de salut i necessitem cuidar-nos, més que mai, en aquestes circumstàncies.

Faig servir recursos de la bioenergètica, dansa, ioga i arts marcials.

A disfrutar família!!!

 

PÍNDOLA CORPORAL FAMILIAR. PROPOSTA 8

Comparetixo recursos corporals que faig servir en les sessions i en les meves rutines diàries per a que tota la família pugui mantenir el benestar a través de deixar anar la tensió que acumulem al cos en aquests dies.

El moviment és un font de salut i necessitem cuidar-nos, més que mai, en aquestes circumstàncies.

Faig servir recursos de la bioenergètica, dansa, ioga i arts marcials.

A disfrutar família!!!

PÍNDOLA CORPORAL FAMILIAR. PROPOSTA 7

Comparetixo recursos corporals que faig servir en les sessions i en les meves rutines diàries per a que tota la família pugui mantenir el benestar a través de deixar anar la tensió que acumulem al cos en aquests dies.

El moviment és un font de salut i necessitem cuidar-nos, més que mai, en aquestes circumstàncies.

Faig servir recursos de la bioenergètica, dansa, ioga i arts marcials.

A disfrutar família!!!

 

 

WordPress.com.

Subir ↑